A cualquier costo y sin escrúpulos cementeras nacionales buscan imponer sus marcas

D28C8E8F-0381-467E-B7B4-65C44221EB6A


La competencia desleal cada vez es más marcada en el mercado hondureño, no importa el producto o el servicio, esta mala praxis sólo busca desplazar al competidor, un claro ejemplo La Guerra del Cemento.

En los últimos meses el mercado del cemento en Honduras a experimentado una cacería, donde las cementeras nacionales buscan sacar del negocio al cemento importado utilizando una serie de artimañas, las cuales son desleales a la libre empresa.

Una de estas artimañas para desplazar al cemento importado, es obligar al distribuidor de cemento (ferretero) a firmar un contrato donde se compromete solo a vender las marcas de determinada cementera nacional, a cambio de un descuento en el precio de la bolsa o de algún tipo de regalías.

Lo extraño de esta práctica es que al firmante no le dejan una copia del contrato, pero si lo presionan de varias formas hasta obligarlo prácticamente a firmar, amenazando que si no firma le darán mayores descuentos a los distribuidores cercanos y que perderá sus clientes.

Noticias 24/7 HN tuvo acceso a escuchar un audio entre un vendedor de cemento nacional y un dueño de ferretería, por razones de seguridad evitaremos dar nombres y lugar, en esta platica el primero pone claras las reglas del juego.

“Le voy a decir algo que no le va gustar, ya se dió cuenta le estoy atacando todos los proyectos a los que les vende el cemento importado”, dice el vendedor al distribuidor.

“Pero le doy la oportunidad para que les venda la marca nacional, usted no ha entendido, como usted vende cemento importado, los ferreteros que están a su alrededor lo van a atacar”, le indica el vendedor.

Ante esto el ferretero respondió que porque lo amenaza, “yo no estoy amenazando, solo le estoy diciendo lo que está ocurriendo” indicó el vendedor.

Pero los ataques al cemento importado van desde todos los niveles, recientemente en una cena que ofreció una de las cementeras nacionales a distribuidores y constructores, el tema principal fue atacar y despotricar contra el cemento importado, llegando al extremo de decir que este cemento no servía porque no era fresco.

Para los analistas del mercado cementero estos descuentos por desplazar las marcas importadas, solo son momentáneas y eso se mira porque no mantienen estabilidad en los precios y una vez que estas marcas se vayan del país el dúopolio regresará a los precios altos.

Pero al final en esta Guerra del Cemento lo que vale, cuál es de mejor calidad y varias pruebas de resistencia y compactación no dejan bien paradas a las marcas nacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.