Presidenciable de la UD responsabiliza a la oposición si Partido Nacional siguiera gobernando

Captura NARVÁEZ
Es Alfonso Díaz Narváez, actual candidato presidencial por el Partido Unificación Democrática (UD), quien señala que “no podemos estar toda la vida culpando a otros por los defectos de nosotros”.

Al ingeniero Narváez le resulta preocupante y solicitó que los críticos no escuchen con apasionamiento estos conceptos vertidos por él, en cuanto al panorama electoral que se cierne sobre Honduras.

“Porque a veces hay mucha gente que es muy fanática y va a pensar que esta es una opinión muy sesgada; sin embargo se trata de mirar la realidad, porque las matemáticas son claras”, advirtió.

“Es preocupante, porque entre el 46 y el 49 por ciento de personas en el Padrón no están votando, hay otro segmento que en alguna medida sigue ciegamente a los líderes políticos, sin hacer siquiera alguna reflexión”.

“Y está bien que cada quien tome su decisión, pero si ahora, por ejemplo, vuelve a ganar el Partido Nacional en las elecciones, todos los líderes en la oposición seremos los responsables de eso y esto no lo podemos negar”, afirmó sin vacilación.

“Y no podemos estar toda la vida culpando a otros por los defectos de nosotros. Y hoy, si nos vuelven a ganar, será por la debilidad de la oposición de no ponernos de acuerdo. Y aquí ¡ojo! Hay que ser objetivos en el análisis después de las elecciones”, advirtió Narváez.

Eso porque como manifestó, aquí ningún político se equivoca, todos toman la decisión correcta, todos tienen la razón y todo se quiere ir componiendo en base a lo que nos va a beneficiar, expuso.

“Entonces no podemos seguir defendiendo nuestros errores. Y es muy importante que a estas elecciones hay que hacerle una narrativa correcta; también los líderes políticos tenemos la responsabilidad de orienta a la sociedad hondureña, no podemos seguir engañándola en el sentido que yo critico los errores del empresario, pero me quedo cayado con los errores que están en mi casa”.

“O lo que el vecino hizo hoy es malo, pero mañana que lo haga yo será bueno; y estamos con esa mutación tan descarada de un discurso que mas bien parece pan y circo que tenemos todos los días. Entonces yo creo que a la gente hay que hablarles con transparencia”, criticó con ahínco.

Narváez reconoció que el caudal de la Unificación Democrática ha disminuido; con tan solo un diputado en cada uno de los dos procesos electorales más recientes es ejemplo de ello. Y dado que están conscientes que no están para hacer perder el tiempo a nadie, es que esta nueva generación de políticos de la UD va por el cambio.

“Ya no podemos apostar a la política vernácula de defender lo indefendible, hemos cometido errores y por ende, eso nos ha pasado factura. Hemos dejado de hacer cosas y eso no ha llevado a la realidad que tenemos en este momento”.

“Y yo creo que aquí nadie está para hacerle perder el tiempo a la sociedad, a la democracia y engañarnos a nosotros mismos. Queremos hacer un esfuerzo, queremos hacer un buen papel, pero también todo eso pasa porque haya una autocrítica objetiva, que comprendamos qué hemos dejado de hacer”, manifestó.

Es a raíz de esta evaluación que enfocaron la necesidad de hacer in giro a la forma de hacer política, dar apertura a nuevos liderazgos, pero también en base a la valoración de ética.

“En las observaciones que hemos tenido de ver cómo mejoramos, cómo el sector de la sociedad se sienta representada por el accionar de nosotros. Entonces a raíz de eso llegamos a conclusiones importantes”.

Y eso es, cambios sustanciales en primer lugar, apertura al relevo geracional en el partido, sin embargo están conscientes a la vez que eso no se logra de la noche a la mañana, sino que requiere de un proceso y en eso están, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + 19 =